logo
Home Enseignements La extranjera o la mujer apostatá

« Hijo mío, está atento a mi sabiduría, Y a mi inteligencia inclina tu oído, Para que guardes consejo, Y tus labios conserven la ciencia. Porque los labios de la mujer extraña (extranjera) destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol. Sus caminos son inestables; no los conocerás, Si no considerares el camino de vida. Ahora pues, hijos, oídme,  Y no os apartéis de las razones de mi boca. » Proverbios 5.1-7.

Según el Centro nacional de estudio de la lengua francesa (CNRTL), la palabra  « extranjera » significa « El que no está del país ». Esto reúne « a extranjero » en griego que se remiten a las expresiones « Xenos  » y « el Allotrios » que respectivamente se traducen por  » extranjero, extranjero, huésped, cosa extraña  » y  » extranjeros, extranjeros, otro, otros « . En hebreo, cinco nociones emanan de la palabra « extranjero ». Son « Ger », « Nekar », « Nokriy », « Shagah » y « Zurh ». Las tres primeras no difieren la traducción griega. No obstante « Nokriy » significa también « una desconocida », « inaudito ». Las dos otras nociones, « Shagah » y « Zuwr », ellas son más significativas.

« Shagah » significa pecar de manera involuntaria, cometer una falta, extraviar, apartarse, prendarse por un extranjera, bambolearse, alejarse, hacer exceso, extraviarse, ser errante.

« Zuwr » quiere decir a extranjero, extranjero, extraño, otro, otro, bárbaros, enemigo, dioses extranjeros, ahechadores e ilegítimos, a carga, pervertidos, volverse …

Así, la mujer extranjera en este pasaje podría ser extranjera en sentido propio, es decir viniendo de otro país, pero también una mujer pervertida, siendo extranjera para los mandos de Dios, y que extravia a los que son enamorados de ella.

El libro de los Proverbios que hace una bella distinción entre la mujer virtuosa y la que no es, nos aporta algunas informaciones preciosas sobre la naturaleza de esta mujer.

 

¿ QUIÉN ES LA MUJER EXTRANJERA?

 

Esta mujer es una prostituta y una apóstata que podría ser asimilada a dos representaciones, una física y la otra espiritual. La mujer prostituida física es una persona poseída por el espíritu de Jézabel, el espíritu impuro que es una caries para su marido, un arma destructiva. La representación espiritual, por su parte, se remite a Babilonia religiosa, la madre de todas las prostitutas, las falsas religiones, las falsas doctrinas y las falsas enseñanzas.

No obstante estas dos representaciones se reúnen. En otros términos una conduce a la otra. La mujer prostituida física podría seducir a un hombre y hacerle comer a la mesa de sus divinidades, de Babilonia religiosa. También, el que es seducido por Babilonia religiosa podría unirse a una mujer apóstata. Es el caso particularmente de las personas quien se casan en « asambleas cristianas » que son en realidad bajo la influencia de Babilonia. Algunos de ellos comprenden a fuerza de perseverancia que se han unido a una mujer apóstata. Otros en cambio van al infierno.

 

¿ QUÉ ARRIESGA TODA PERSONA QUE LA FRECUENTA?

 

Incita a apostatar.
« Porque abismo profundo es la ramera,  Y pozo angosto la extraña. También ella, como robador, acecha,  Y multiplica entre los hombres los prevaricadores.  » Proverbios 23. 27-28.

Un rey tenía 1000 compañeras (300 esposas y 700 concubinas) entre las que se contaba a numerosas mujeres extranjeras. Él que era el hombre más sabio de la tierra, y para el que los reyes y reinas venían de todo lugar con el fin de gozar de su sabiduría, acabó por volverse del Dios Todopoderoso que le había regalado esta sabiduría, para servir a los dioses extranjeros de sus numerosas conquistas. Su actitud tuvo consecuencias dramáticas sobre la supervivencia de su reino y sobre su descendencia.

Puede ser fuente de adulterio y manchar así la cama matrimonial.
« Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. Porque el marido no está en casa; Se ha ido a un largo viaje. » Proverbios 7.18-19.

Conduce a la muerte por su seducción y hace perder todo discernimiento.
« Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón.» Proverbios 7.22-23.

Es colérica y le gustan las disputas.
«Mejor es vivir en un rincón del terrado Que con mujer rencillosa en casa espaciosa. » Proverbios 21.9 (Leer también Proverbios 25.24; Proverbios 27.15-16).

Desea controlar todo y llevar a su esposo a su guisa (ver a otras personas), deseando ardientemente tenerlos bajo su influencia, y esto utilizando la manipulación.
« Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite; Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos. » Proverbios 5.3-4.
« Para que te guarden de la mujer ajena, Y de la extraña que ablanda sus palabras. » Proverbios 7.5.

Dilapida las riquezas porque le gusta la voluptuosidad.
« El hombre que ama la sabiduría alegra a su padre ; Mas el que frecuenta rameras perderá los bienes ». Proverbios 29.3.
« Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa; Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel ; No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño » Proverbios 5.8-10.

Destruye a los reyes y mata a los verdaderos siervos de Dios
Podemos comprobar que mujeres sedientas de poder y de gloria incitaron a sus maridos cometer numerosas derivas. Es el ejemplo de hombres políticos que a fuerza de escuchar a sus mujeres han sido conducidos a su pérdida y acabaron su mandato en la humillación. Hombres de Dios fervientes y enamorados del Señor, a causa de sus esposas codiciosas que tenían el amor de la apariencia, o todavía a fuerza de ansiar a mujeres autorizadas para su pérdida, acabaron por caer en la codicia o en el pecado sexual. ¡ Tal es la obra de la mujer extranjera, la mujer prostituida, la mujer apóstata!

« No des a las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos a lo que destruye a los reyes.» Proverbios 31.3 (Consejos de una madre a su hijo).

 

¿ CÓMO EVITAR ESTA MUJER Y NO CAER EN SUS REDES?

Debemos tener cuidado de lo que escuchamos como enseñanzas : « Cesa, hijo mío, de oír las enseñanzas Que te hacen divagar de las razones de sabiduría. » (Proverbios  19.27).

Esforcemosnos en guardar la Palabra de Dios y sus mandos para practicarlos.
« Hijo mío, guarda mis razones, Y atesora contigo mis mandamientos. Guarda mis mandamientos y vivirás, Y mi ley como las niñas de tus ojos. Lígalos a tus dedos; Escríbelos en la tabla de tu corazón. Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana, Y a la inteligencia llama parienta; Para que te guarden de la mujer ajena, Y de la extraña que ablanda sus palabras. » Proverbios 7.1-5.

No mirar a la belleza de una mujer para unírse con ella, hay que aspirar más bien a hacer sólo uno con una mujer virtuosa.
« No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos;  Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; Y la mujer caza la preciosa alma del varón. ¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan? » Proverbios 6.25-26.
« Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.» Proverbios 31.30.

La mujer virtuosa es cariñosa, trabaja para su casa, es alabada por su esposo y sus niños, abre su boca con sabiduría y por encima de todo, teme a Yahweh.
« La mujer virtuosa es corona de su marido; Mas la mala, como carcoma en sus huesos» Proverbios 12.4.

No cometer el adulterio, no ansiar pero mirar a su primer amor.
« El hombre iracundo promueve contiendas; Mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.  El camino del perezoso es como seto de espinos;  Mas la vereda de los rectos, como una calzada. » Proverbios 5.18-19.
En resumen, nosotros todos debemos velar por las enseñanzas de nuestro Padre es decir que no debemos escuchar ni los consejos ni las enseñanzas que no son bíblicas y no centradas sobre Jesucristo, pero debemos ser prontos para escuchar y para aplicar el Evangelio verdadero con el fin de no ser seducidos y no apostatar.
El mando te guardará de la mala mujer ( Proverbios 6.24).
En efecto, no existen unos millares de soluciones contra la seducción de esta mujer extranjera, sino la obediencia a los mandos del Señor y la práctica de la Palabra de Dios.
Éstos nos alejarán de Babilonia religiosa y de la influencia de Jézabel, y nos guardarán del shéol.
¡ Qué la gracia y el discernimiento del Señor nos acompañen cada día de nuestra vida hasta el regreso del Señor a Jesucristo!

 

Mélaine. F.

Vous avez aimé cet article ? Alors partagez-le avec vos amis en cliquant sur les boutons ci-dessous :

Twitter Facebook Google Plus Linkedin email

Laisser une réponse